lunes, 8 de junio de 2015

Exposición de Cristina Iglesias en el Museo Casa de la Moneda, Madrid

   Reflejos en la impresión


Con una admirable trayectoria artística en el ámbito de la escultura, e igualmente en el del grabado, a Cristina Iglesias (San Sebastián, 1956) le fue concedido el Premio Tomás Francisco Prieto en el otoño de 2013. Dicha distinción conlleva el compromiso de realizar un  modelo de medalla, acuñada después en oro, plata y bronce, que pasa a formar parte de la colección de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre. Y también la presentación de una muestra en el Museo de la Casa de la Moneda, que se presenta ahora al público, en este caso con el comisariado de la propia artista. No se la pierdan.

Estudio Pabellón Suspendido II. 2005. Técnica mixta, 76 x 105 cm.

Muy bien articulada, con piezas de una gran belleza e intensidad plástica, la exposición juega ya de entrada con el doble sentido que se despliega en su título: Impresiones. Un término que alude a las distintas técnicas de grabado y estampación, por medio de las cuales desde un pasado remoto hasta la actualidad digital se consigue la multiplicación serial de las imágenes. Pero también a esas sensaciones: impacto, emoción, sacudida… que algo produce en nosotros.
Utilizando distintas técnicas, aunque predomina la serigrafía, Cristina Iglesias ha elegido diferenciar las cuatro secciones de la muestra utilizando como criterio los distintos soportes utilizados: Papel, Cobre, Seda y Acero. En ellas se muestran 67 obras, datadas entre 1987 y 2014, lo que permite apreciar la importancia y continuidad que esta modalidad de expresión plástica ha tenido a lo largo de su trayectoria. Y, a la vez, la originalidad y densidad poética de sus propuestas, caracterizadas todas por un intenso dinamismo formal.

Políptico IX. 2008. Serigrafía sobre cobre, 250 x 400 cm.

Porque, volviendo a las impresiones que producen en nosotros, estas estampaciones, independientemente de su soporte material, nos llevan a un ámbito interior, de silencio, de concentración. En ellas no hay figuras, a excepción de alguna reproducción fragmentaria de tapices clásicos, que actúan como contraste. Y en el silencio de las formas se despliegan filamentos y retículas, sedimentos vegetales, líquidos y fluidos.
En último término, agua. Los meandros de la estampación nos conducen, a través de un ritmo demorado, a los vestigios de la fuente de la vida. Allí donde las palabras seminales de uno de los primeros sabios de nuestra tradición de cultura: Tales de Mileto, nada menos que en el s. VI a. C., la fijaron como principio de todas las cosas, destacando su carácter generador, nutritivo, cohesionador y vivificante.

Tríptico IV. 1997. Serigrafía sobre seda, 190 x 220 x 5 cm.

Cuando, modulándose en silencio, la impresión nos introduce en el líquido sedimentado en la estampa, vemos surgir en nosotros el reflejo en ella de algo que está en nuestro interior más profundo. El reflejo, el elemento latente que centra y articula la intención plástica de Cristina Iglesias en sus grabados. La ausencia de figuras tiene aquí su explicación última: no hace falta que las haya en los grabados, las figuras que creíamos ausentes, sí están. Somos nosotros, los que al mirar nos introducimos en los reflejos de esas imprimaciones que nos llevan, de aquí y ahora, a un flujo latente y silencioso.

Unknown Architecture Shadows I. 2011. Serigrafía sobre acero inoxidable, 250 x 300 cm.

Al flujo de un tiempo donde todavía no hay palabra ni lenguaje. A los líquidos raíces de todas las cosas. Allí donde la vegetación se torna tupida. Malla, red y columna ascendente. Va y viene. Hacia abajo y hacia arriba. Eleva y suspende pabellones que, en lugar de cerrados muros, se delimitan por una tupida rejería de lenguaje. Allí donde, finalmente, vivimos.
En síntesis, formas líquidas diseminadas en la impresión, que nos permiten ver, desde la reclusión de la estampa, desde las proyecciones, suspensiones y sombras, aquello que habitualmente no vemos. Los reflejos de presencias y ausencias en el líquido fugaz de la vida.



* Cristina Iglesias: Impresiones; Museo Casa de la Moneda, Madrid, hasta el 13 de septiembre de 2015. 

PUBLICADO EN: ABC Cultural (http://www.abc.es/), nº 1.190, 6 de junio de 2015, pp. 20-21.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada